Recubrimiento en polvo sencillo: el fabricante de bicicletas Cycle Union ahora recubre cuadros y horquillas por sí mismo

¿Cómo puede aplicarse un recubrimiento en polvo cuando se desconocen los pasos de este procedimiento? Ante esta pregunta se halló la empresa Cycle Union GmbH de Oldenburg (Alemania), fabricante de bicicletas convencionales y eléctricas de las marcas Rabeneick, Kreidler y VSF-Manufaktur.

«Para revestir componentes pintados, como cuadros u horquillas, antes recurríamos a una empresa especializada; sin embargo, para optimizar la producción, decidimos integrar este proceso de producción en nuestra empresa», comenta Sebastian Belkin, director de producción. «No teníamos ninguna experiencia al respecto y buscamos una instalación que pudiéramos manejar fácilmente y que garantizase un recubrimiento de alta calidad». Así, esta empresa se decidió por la solución de aplicación E-Line de Wagner, la cual se compone de tres módulos: la cabina de cambio rápido «Quick Cube», el sistema de recuperación de eficiencia energética «EEP» y el centro de pulverización «PXE».

Con el fin de manejar, controlar y monitorizar la instalación, el fabricante alemán de bicicletas contrató técnicos de recubrimiento, que recibieron formación junto con otros empleados de Wagner. «La adaptación profesional comenzó en las instalaciones de Union Cycle con un instalador jefe», explica Hans-Joachim Heyn, director de cuentas clave de Wagner. «Los empleados de Union Cycle ayudaron a llevar a cabo la instalación, y ahora saben todo lo que hay que saber sobre la tecnología y la estructura de la instalación». La introducción a las tareas de recubrimiento con polvo tuvo lugar en varias fases; así, entre otras actividades, se impartió un curso formativo; más tarde, se realizaron trabajos prácticos y, unas pocas semanas después, se impartió un curso de profundización. Este programa formativo permitió a los empleados aprender de manera sucesiva todos los pasos de trabajo que deben seguirse para el recubrimiento en polvo.

Cycle Union compra los componentes de una bicicleta y los monta. Esta empresa encargó el tratamiento previo de las piezas al fabricante de los componentes. El proceso de recubrimiento comienza con una rectificación fina, una limpieza o un soplado y un enmascarado; posteriormente, los empleados introducen las piezas —fabricadas con aluminio o acero— en el transportador circular de suspensión. «Recubrimos cuadros y horquillas de manera simultánea y los clasificamos por lotes de pintura», afirma Sebastian Belkin. La transportadora lleva las piezas hasta la cabina automática, que está equipada con doce pistolas (seis en cada lado). Los programas de pintura, guiado de pistolas y cantidad de aire están guardados en el centro de pulverización «PXE». «Una de las particularidades reside en el sistema separado de control de altura, puesto que existen muchas zonas libres entre los cuadros y las horquillas de las bicicletas; es en estas zonas donde el sistema de control interrumpe la emisión de polvo con el fin de ahorrar material», explica Heyn. La cabina cuenta con un sistema de succión de doble tubo, que está instalado en el suelo y a ambos lados; por ello, puede limpiarse fácilmente. «Para cambiar la pintura necesitamos alrededor de quince minutos, incluyendo la limpieza de la cabina», comenta Belkin. Debido a que cada vez es más común que los clientes elijan el color de su bicicleta, Cycle Union lleva a cabo hasta diez cambios de pintura al día en función de la marca correspondiente. La empresa ha instalado otro puesto manual directamente detrás de la cabina por si fuera necesario dar algún retoque al recubrimiento en polvo.

 

 

 

La pintura se aplica en el primer paso del recubrimiento; a continuación, las piezas pasan por el horno de secado. Tras enfriarse, a los cuadros se les añade los elementos decorativos —por transferencia de agua o decoración 3D— y, posteriormente, el transportador vuelve a llevarlos a la cabina, donde se aplica el esmalte transparente. Las piezas se retiran después de volver a pasar por el horno de secado y la zona de enfriamiento. Como parte del control de procesos y el aseguramiento de la calidad, Cycle Union documenta el proceso de recubrimiento y, si procede, puede hacer un seguimiento del mismo tomando como referencia el número del cuadro.

"Desde hace ya un año, Cycle Union reviste sus cuadros y horquillas por sí misma. ¿Cómo ha sido la experiencia hasta el momento? «Muy buena», afirma Sebastian Belkin con satisfacción. «Los resultados han superado nuestras expectativas. Ahora somos capaces de recubrir nuestras bicicletas obteniendo una gran calidad. Esta instalación supone un comienzo sólido para seguir mejorando el proceso de recubrimiento en cuanto a su eficiencia y aplicación». "

Fuente: Jola Horschig, «BESSER LACKIEREN»
Imágenes: Pino Petrello

Cycle Union

Una gran pasión por las bicicletas y el deseo de seguir mejorando todos los productos son motivos por los que los empleados de Cycle Union se esfuerzan a diario por dar lo mejor de sí mismos. En este sentido, la tradición de las cuatro marcas —ebm e-bike manufaktur, vsf fahrradmanufaktur, Kreidler y Rabeneick— desempeña un papel igual de importante que la adaptación a las nuevas tendencias y las innovaciones técnicas. Así, Cycle Union desarrolla conceptos flexibles para bicicletas y unos productos de alta calidad diseñados para adaptarse a las necesidades y los deseos de los clientes.

Sebastian Belkin

 

Los resultados superan nuestras expectativas. Ahora estamos en condiciones de revestir nuestras bicicletas nosotros mismos con una alta calidad.

Sebastian Belkin

Director de producción en Cycle Union

Productos en uso

Más información

Su persona de contacto

Su persona de contacto

Hans-Joachim Heyn

Key Account Manager

+49 (0) 6468 - 9 17 61 06